Chips de verduras

Hay varias formas de hacer divertidos y crujientes chips de verduras. Nuestra favorita es al horno, aunque también se pueden freír si lo prefieres.

Por Elsa de Zona Kids

Chips de verduras

Lo que necesitas

  • Diferentes tipos de verduras como:
  • Zanahoria
  • Calabaza o ahuyama
  • Remolacha
  • Calabacín
  • Pepino cohombro
  • Batata
  • Mandolina de cocina o pelador de papa
  • Papel de cocina absorbente
  • Sal

 

Paso a paso

  1. Lava y pela todas las verduras.
  2. Corta las verduras en láminas muy delgadas finísimas con la mandolina o puedes hacer tiras angostas y delgadas con un pelador de papa.
  3. Ten en cuenta que todas deben tener el mismo grosor.
  4. Debes secar muy bien las verduras con papel de cocina absorbente, ponerles un poco de sal fina y dejarlas reposar 5 minutos.
  5. Pasado este tiempo se secan de nuevo muy bien con papel de cocina absorbente. El secreto del éxito es que las verduras pierdan toda el agua `posible para que queden crujientes.
  6. Alista la bandeja del horno con un papel encerado ligeramente untado de aceite y ubica las tajadas una junto a la otra.
  7. Precalienta el horno a 130 ºC y deja deshidratar las verduras durante 1 hora o el tiempo que sea necesario para que queden crujientes.
  8. Debes estar vigilando cada cierto tiempo ya que cada horno es diferente y no queremos que se quemen. Solo que se deshidraten y se pongan crujientes.
  9. Si tienes tiempo, lo mejor es hacer cada variedad de verdura por separado para evitar que algunas se quemen y otras queden crudas. Los calabacines, por ejemplo, se doran con  mucha facilidad. Con verduras más duras (zanahoria, remolacha) puedes subir el horno hasta 150 ºC.
  10. Si es necesario da la vuelta a los chips en mitad del proceso.
  11. Retira del horno y deja enfriar por completo antes de servir para que estén crujientes. A la hora de servir espolvoreamos un poquito de sal si lo consideras necesario. Puedes usar también un toque personal con pimienta en polvo o un poco de curry.
  12. Se conservan muy bien en un hermético de cocina con papel de cocina en la base para que absorba la posible humedad.
  13. Si lo prefieres, Los chips también se pueden hacer fritos de forma tradicional en aceite muy caliente. Hay que secar muy bien los chips y poner poquitos cada vez para que no se peguen. Se sacan en cuanto estén doraditos. Se dejan escurrir muy bien y se salan cuando enfríen.

 

Estos chips te sirven como snack a media mañana o como complemento de alguna comida deliciosa. ¿Qué esperas para probarlos?

 

Fuente: divinacocina.es

 

 

Suscríbete